REFLEXIONES ACERCA DE LOS CONFLICTOS SOCIETARIOS

Preliminar

El propósito de este artículo es compartir en forma breve, algunas ideas y consejos tendientes a evitar posibles conflictos societarios y/o  minimizar el impacto de los mismos en la empresa.

Los conflictos societarios tienen diversas magnitudes y orígenes según el tipo societario en que se planteen.

Generalmente en las llamadas “sociedades de personas”, incluyendo la Sociedad de Responsabilidad Limitada, aunque las mismas fueron calificadas como de naturaleza mixta, el inicio del conflicto parte de un quiebre en la relación personal de los socios, y en las sociedades de capital, ya sean estas “cerradas” o “abiertas” priva la disconformidad de algún o algunos socios con la administración de la sociedad.

Las Reflexiones

 

Es esencial tener en cuenta en primer lugar cuando se decide encarar un proyecto empresario, adoptar el tipo societario adecuado a tal emprendimiento.

Una vez elegido el tipo societario se crean diversas relaciones, a saber: entre los socios, los socios con la sociedad, los socios con terceros y la sociedad con terceros.

La complejidad de cada relación nos lleva a tratar únicamente aquella que se plantea entre los socios y la sociedad.

Todo ello indica  que muchos conflictos societarios podrían evitarse si existe un adecuado asesoramiento legal en cuanto al tipo societario a adoptar y los mecanismos específicos que se adopten en el contrato y/o estatuto social, que prevea herramientas necesarias para resolver las controversias, y en su caso cuando ya el conflicto se manifiesta, poder aminorar el impacto que el mismo produce, todo ello tendiente a mejorar la situación legal de la sociedad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Derecho Societario. Guarda el enlace permanente.